Conecte con nosotros

ATHLETIC

Así nos gusta el Athletic

IMAGEN ATHLETIC CLUB
JON RIVAS

El domingo hacía frío, y con el cuerpo destemplado a las cuatro de la tarde, todavía sin comer, decidí bajar a escribir la crónica del partido a la sala de prensa. De forma habitual, es más cómodo quedarse en los pupitres del campo en la tribuna principal alta, pero soplaba el viento y se me estaban quedando helados los dedos, así que bajé de la cuarta planta al piso -2 en el ascensor, en cuanto el árbitro señaló el final del partido Athletic-Levante. El último minuto lo vi, desde detrás de la cristalera que hay en una de las esquinas del campo.

Para quien no conozca la estructura interna de San Mamés, le diré que en ese sótano, que en realidad está al nivel del césped, hay una amplísima zona de trabajo con muchas mesas, conexión a internet y pantallas de televisión. Tal vez la mejor que he visto después de visitar decenas de campos de fútbol, pero, además, en el largo pasillo que lleva desde el ascensor hasta esa sala, en la que también comparecen los jugadores que hablan ante los medios de comunicación, hay medio centenar de puestos para trabajar con las mismas características de las del salón principal. Me quedé allí a escribir, en el pasillo, justo al lado de la cristalera que lo separa de la sala de conferencias de prensa, en la que salen a hablar los entrenadores.

Apareció por allí Paco López, el técnico del Levante, y mientras escribía, escuchaba lo que decía, y me quedé un tanto pasmado de sus explicaciones. Vino  decir que sí, pero que no. No le puso peros a la victoria del Athletic, pero explicó que se podían haber puesto 0-2, que habían sacado muy bien el córner que supuso su gol, que las barreras se adelantaban mucho cuando Bardhy sacaba una falta, y que si el  juego directo del Athletic, las segundas jugadas y esa serie de lugares comunes que se utilizan cuando no hay una explicación coherente que ofrecer. No dijo nada de los paradones de Aitor Fernández, de que el Athletic podía haber resuelto el partido antes de su gol, o de la manifiesta superioridad rojiblanca durante todo el partido. Entre los tópicos se le olvidó hablar de la lluvia o el barro. No explicó que el primer gol del Athletic llegó en un pase para que corriera Capa, que hizo un centro perfecto que remató Muniain sorprendiendo a sus defensas, o que el segundo fue un disparo perfecto desde fuera del área. Todo eso se le olvidó, o la carrera de Williams superando a los dos centrales, que tuvo que detener Rubén Vezo con una falta. Ni tampoco habló de las constantes subidas de Yuri por la banda.

Si alguien no vio el partido, y escuchó esas palabras, seguro que imaginó 90 minutos muy diferentes a lo que sucedió sobre el césped de San Mamés, que salvo por la estrechura del resultado, es lo que todos quienes asistimos a los partidos del Athletic imaginamos como el mejor de los escenarios, porque a todos nos gusta un Athletic así, intenso, enchufado, con todos los jugadores a una, haciendo lo que saben y lo que deben, apabullando al rival durante muchos minutos. Cuando los exégetas del fútbol hablan de otras cosas, de otras formas de jugar, a veces desprecian ese fútbol de entrega, de intensidad, que cuando lo practica el Athletic y lo hace bien, puede ser tan espectacular como cualquier otro. Y, qué quieren que les diga, a mí me gusta que nuestro equipo juegue así. Es más, creo que a todos los seguidores rojiblancos les gusta un Athletic así.

 

Continue leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. TJ79

    noviembre 12, 2019 at 4:00 pm

    Partido bastante completo del Athletic,después del bajón del empate contra el Valladolid y la derrota en el Wanda parece que vuelve a ser un equipo sólido. ¡Aúpa Athletic!

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA LIGA EN EL PAÍS