Conecte con nosotros

ATHLETIC

Viudos de Villar

IMAGEN ATHLETIC CLUB
JON RIVAS

Una de las peculiaridades de la forma de dirigir un equipo de Marcelo Bielsa Caldera, que durante dos temporadas sentó cátedra en Bilbao y que ahora mantiene a su actual club, el Leeds, en la primera posición de la Premiership inglesa, es que allá donde entrene, deja tras de sí, una estela de admiradores que le añoran sin medida, que sueñan con su regreso y que adoran su forma de jugar y sus ruedas de prensa. Es un fenómeno curioso, que recibe un nombre, Viudos de Bielsa,  que se autoadjudican aquellos que forman parte de este grupo y que han llegado a peregrinar para ver a su ídolo. Recuerden uno de los partidos europeos del Athletic en el que un nutrido grupo de seguidores hizo una parada, previamente programada en Marsella, para acercarse al campo de entrenamiento del Olympique y departir con él, que se mostró muy cariñoso, durante algunos minutos.

Los viudos de Bielsa no tienen empacho alguno en reconocer su enamoramiento platónico del entrenador argentino, y además, es un fenómeno transversal, porque no entiende de profesiones, ni credos políticos, ni religiones, ni clases sociales. Se puede decir, además, que se trata de un fenómeno mundial. Hay admiradores y viudos de Bielsa en todas los países del mundo con aficionados al fútbol, y eso que los logros del rosarino en forma de títulos son más bien exiguos. Es una especie de nostalgia, de melancolía por pensar en lo que pudo ser y no fue, y ojo, que puede ser incluso productiva, Recordemos que la brillante Generación del 98 surgió también por un sentimiento similar, aunque en aquel caso, por la crisis de imperio colonial español. De allí aparecieron escritores e intelectuales de gran talla, no lo olvidemos.

De un tiempo a esta parte, en España, y sobre todo con focos localizados en el este del Cantábrico y en una de las orillas del Guadalquivir, está surgiendo un fenómeno similar, aunque es más limitado en territorio. No hay pérdida de colonias, ni de poderío imperial. Se debe, a la desaparición de la vida pública, de quien fuera el hombre con más poder en el fútbol español, Ángel María Villar Llona, ex futbolista, ex internacional con España, licenciado en Derecho por la Universidad de Deusto y presidente durante décadas de la Real Federación Española de Fútbol, que ordenó a su medida el balompié en España. Bajo su mandato, además de bastantes títulos de las selecciones inferiores, la absoluta consiguió dos títulos europeos y uno del mundo, que no es poca cosa. A su peculiar manera de administrar el fútbol, el periodista Alfredo Relaño le colocó una etiqueta que tuvo éxito inmediato: Villarato, y que se extendió por todos los confines.

Encarcelado durante algunos meses, procesado a la espera de juicio, y apartado de la vida pública, ha surgido otro fenómeno similar al que envuelve a Bielsa. Ahora son los Viudos de Villar. Aquellos que le responsabilizaban de cualquier mal del fútbol, y hasta de extender la lepra si hacía falta, y que ahora no saben a quién endilgar las miserias. Villar era, para ellos, el responsable de que los árbitros, entre otras cosas, beneficiaran al Athletic sin medida alguna, así, a saco. Desaparecido Villar, sus viudos siguen apreciando toda serie de favores al equipo rojiblanco, aunque ahora ya no saben a quién echarle las culpas. Ya no está Villar, ya no está Sánchez Arminio; ahora son otros quienes mandan en el fútbol, ninguno ha tenido relación contractual alguna con el Athletic, pero todos siguen emponzoñados con el veneno rojiblanco que les hace observar el fútbol con las gafas compradas en la tienda oficial del club. Ni siquiera pueden recurrir a un exorcismo como el que el Padre Karras realizó a Regan en la película El Exorcista, porque claro, en asuntos divinos podría intervenir San Mamés, y no conviene. Los Viudos de Villar se frotaron las manos durante meses, proclamando a los cuatro vientos que con la defección de Villar, el Athletic duraría dos telediarios en Primera División; cuando observaron que sus vaticinios no se cumplían, y ante la llegada del VAR, sus esperanzas se centraron en el arbitraje electrónico que desde Las Rozas iba  desenmascarar las trampas rojiblancas, pero ni por esas.

Así que aparecieron los viudos de Villar, porque al menos, con ese bilbaíno desgarbado que nació en la acera de enfrente de San Mamés, había alguien al que responsabilizar de las tropelías arbitrales que favorecían al Athletic –ganador, como se sabe, de innumerables títulos bajo su presidencia–, y ahora, sin Villar, el cargo de chivo expiatorio está vacante. Qué le vamos a hacer. No es fácil contentar a todo el mundo, y menos a quienes se sienten permanentemente vigilantes con el equipo bilbaíno, y que no descansan, ni comen a sus horas. De hecho, ahora entiendo por qué Gol TV elige recurrentemente al Athletic para el partido en abierto de los domingos a las 14.00 horas. Saben que van a tener una buen audiencia en Bizkaia, pero también en los territorios limítrofes. A la vista de los cientos de tuiteros que son, in péctore, viudos de Villar, está claro que allí, no demasiado lejos, se siguen con interés crítico todos los partidos del Athletic.

Continue leyendo
Pinche para comentar

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA LIGA EN EL PAÍS