Conecte con nosotros

CRONICAS AÑEJAS

Millar se cuela entre los favoritos

MIS ETAPAS FAVORITAS 2000, Prólogo 1 de julio FUTUROSCOPE/FUTUROSCOPE. Ganador: David Millar

David Etxebarria, ensangrentado tras su caída en el prólogo. TOUR DE FRANCE

Lance Armstrong presentó sus credenciales, pero David Millar (Cofidis) se metió por medio. El trotamundos ilustrado es el primer líder del Tour de Francia. Tiene 23 años y voló en Futuroscope como los cazas que pilotaba su padre, oficial de la Royal Air Force, la prestigiosa RAF.

Armstrong partió el último. No cumplió la tradición y salió con el jersey de su equipo. Dejó de lado el amarillo al que tiene derecho en la primera etapa como último ganador.

¿Se olía algo? Fue el mejor entre los candidatos pero sucumbió ante la ambición de Millar, escocés de sangre, maltés de nacimiento, residente durante algunos años en Hong Kong y vecino de la localidad vasco-francesa de Biarritz.

Lector impenitente, recuerda sus años de estudios y una película que le marcó cuando tenía trece años: El club de los poetas muertos. Como Armstrong, el candidato número uno, se apunta al lema de los protagonistas. Carpe diem. Vive el momento. Así se llama la mansión del campeón estadounidense, eso piensa Millar, el viajero. Vive el momento.

Como ayer, cuando subió al podio y se vistió de amarillo. Lo vivió y lo disfrutó. Un sueño hecho realidad por un especialista en contrarrelojes que batió a los que, se presumía, eran mejores. 1,92 y 75 kilos. Siete victorias como profesional y seis de ellas en etapas cronometradas. Un gran futuro en ciernes.

Tal vez, todavía, un poco lejano, porque en el Tour hay muchos nombres que siguen vivos. Armstrong lo está, y mucho.

Estuvo a punto de acabar con la ilusión del chaval escocés. En una contrarreloj para piernas poderosas, con muchas rectas, algo de viento y curvas fáciles, se encontró a gusto. Dos segundos les separaron.

Pero también el mejor Ullrich de los últimos meses tendrá algo que decir. Fino como nunca, dobló ya en el kilómetro cuatro a la sombra de Pantani, aunque también se inclinó, por 14 segundos, ante Millar. Jalabert llegó a 13, Zülle perdió 20, y Olano…

Era la esperanza española. Para ganar o hacer una primera etapa lucida: «pero he notado los días sin competir. No es extraño», dijo Olano. Y Saiz ponía cara de póker al escuchar a su pupilo, recién renovado por la ONCE, pese a meter por delante a Jaja y a David Cañada, otra sorpresa agradable, que fue quinto a 16 segundos del ganador, 17 por delante de su jefe de filas.

El rostro avieso también respondía al tortazo que se pegó David Etxebarria cuando intentaba adelantar a Fagnini. Se estrelló contra un muro al esquivar el coche del Telekom y llegó a la meta como un ecce homo, ensangrentado y magullado, aunque después de recibir varios puntos en la cabeza se comprobó que sólo tenía golpes varios y un monumental susto.

Así que las cosas están como se preveían. Con Lance Armstrong ejerciendo de jefe, Ullrich a su vera y Zülle un poco más atrás. Pantani, como también se esperaba, está perdido. Si aparece lo hará cuando huela las cimas. Sólo David Millar trastoca los planes.

Los de la organización del Tour, que abogan por el juego limpio, los trastocaron tres corredores. Serguei Ivanov (Fram Frites), Rossano Brasi (Polti) y Andrei Hauptman, que se pasaron de listos y han sido expulsados de la carrera por su alto índice de hematocrito después del control al que fueron sometidos ayer.

El Polti pidió perdón por el exceso de su pupilo y anunció que si no da una explicación válida será despedido.

Continue leyendo
Pinche para comentar

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA LIGA EN EL PAÍS