Conecte con nosotros

LOS CROMOS DEL ATHLETIC

Contra los mejores del mundo

TEMPORADA 1956/1957

Los cromos del Athletic de la temporada 1956–57. / EDITORIAL BRUGUERA

La colección de cromos de la temporada 1956/57 de la Editorial Bruguera seguía la línea clásica de los años anteriores. La empresa catalana jugaba sobre seguro con su álbum ‘Campeones’. En la portada, las figuras del fútbol español, y entre ellas una cara ya muy conocida para los coleccionistas, la de Agustín Gainza como representante del Athletic. Lo que estaba claro es que la inflacción no afectaba a los que coleccionaban las estampas de los futbolistas. El álbum de Bruguera seguía costando 2 pesetas , como tres años atrás, y los sobres con ocho cromos tampoco aumentaban de precio: 20 céntimos cada uno.


Qué cosas pasaban en el fútbol de los años cincuenta. Atentos a estos párrafos que escribió en su día Chale, un redactor de La Gaceta del Norte que firmaba con seudónimo, probablemente, porque además del periodismo, tenía algún otro trabajo para completar su sueldo. «Mr. H. J. Husband es un hombre jovial y simpático, disimulando bastante bien sus 43 años de edad. Tan pronto como se duchó y estaba a medio vestir, se fumó un cigarrillo rubio, en tanto que daba los últimos toques a su indumentaria, que en realidad era de uniforme, como la de sus compañeros. Los tres vestían chaquetas azules cruzadas con botones plateados…»

¿Adivina alguien con quién está hablando el periodista? Posiblemente no. Así, a primera vista, parece que describe a la tripulación de un avión comercial antes de partir, pero no: mister Husband es el árbitro que pitó en San Mamés el partido de octavos de final de la Copa de Europa, entre el Athletic y el Honved y que, sin problema alguno, recibió a los periodistas en su vestuario después del partido, para opinar sobre el mismo. Han cambiado los tiempos, es indudable.

«El Atlético de hoy me ha parecido un equipo similar a cualquier equipo inglés de Primera División. Estaría colocado en la parte alta. Hace un fútbol de calidad, rápido y combativo, disputando siempre la pelota»

El Athletic ganó 3-2 y al mister inglés le preguntaron por la justicia del resultado: «Me hubiese parecido más en consonancia con el juego desarrollado por ambos equipos un 6-2». Y todavía se atrevió el reportero a intentar hurgar en los sentimientos más profundos del árbitro: «¿Algún remordimiento por el gol anulado al Atlético?». Ninguno, claro. «Para mí ha sido un claro fuera de juego. Ni he tenido que consultar a mis compañeros de las bandas». Luz y taquígrafos. Los árbitros hablaban con naturalidad, comentaban el partido y su propia actuación. Y entre las frases, una que desmontaba lo que se había dicho en  Bilbao desde semanas antes, que el Honved era el mejor equipo del mundo. «Ya no», decía el árbitro. «Yo estuve en Wembley en el famoso partido contra la selección inglesa y desde entonces han bajado mucho».

¿Y a quién podía extrañarle el bajón de Puskas y compañía? Bastaba con echarle un vistazo a la primera y la última página de La Gaceta del Norte del día siguiente al partido. «Los trece días de martirio húngaro», era el titular principal de la página que cerraba el periódico. Y no se refería a un metáfora relativa a la derrota del Honved, sino a la invasión del ejército soviético de su país aliado: «Heridos hacinados en camiones descubiertos, helados y hambrientos, marchaban hacia un terrible destino en las inmensas llanuras de Siberia».

En portada, además del título referente a la victoria rojiblanca que anotaba que «Puskas no necesitaba tanta vigilancia», una gran fotografía de la Estatua de la Libertad de Nueva York, con una gran bandera de Hungría colgada de la antorcha. Además, una información en la que –al final las cosas no cambian tanto– se anunciaba que España admitiría a un numero no limitado de niños refugiados llegados de Hungría, la catástrofe humanitaria de 1956.

El equipo húngaro que jugó en Bilbao, vagaba por Europa, sin posibilidades de regresar a su país, así que por eso ya no era el mejor equipo del mundo. Recorría varios países jugando partidos amistosos. La vuelta se anunciaba para quince días después en Mestalla, porque Budapest estaba en guerra, pero al final, después de muchas negociaciones, la UEFA decidió que se iba a jugar en el estadio Heysel de Bruselas.

Pese a todo, la fama precedía al Honved, así que San Mamés registró aquella tarde del 22 de noviembre de 1956 la mejor entrada de su historia, con más de 45.000 espectadores, y una recaudación récord de dos millones de pesetas. Toda la prensa nacional acudió al campo, «así como las mejores voces de la radio y el NODO».

Arteche abrió rl marcador a lod 16 minutos, en los que el Athletic dominó. A los 27, Marcaida hizo el 2-0. El Athletic encaminaba la eliminatoria, pero el el minuto 30 de la segunda parte, con el choque avanzado, Budal acortó distancias. Se repuso el equipo rojiblanco y Arieta hizo el 3-1, pero dos minutos más tarde, Kocsis consiguió de cabeza el segundo del Honved.

El resultado para la vuelta era muy ajustado, pero en Bruselas, bajo la niebla, el Athletic hizo un buen partido y tuvo fortuna a partes iguales. Ante 70.000 espectadores, Merodio abrió el marcador y empató un minuto más tarde, pero en plena ofensiva magiar, Farago, el portero del Honved, cayó lesionado. No se podían hacer cambios por aquel entonces, así que Zoltan Czibor, el mítico delantero de la selección húngara, se tuvo que poner entre los palos. Arieta y Merodio pusieron sl Athletic 1-3. Pero Farago se repuso, regresó a la portería y el Honved resucitó: Kocsis y Puskas anotaron para el empate a tres final. El Athletic aguantó y se llevó la eliminatoria ante el «mejor equipo del mundo». Poco después, el Honved se disolvió y sus jugadores se dispersaron por Europa.

Por cierto, ¿recuerdan a mister Husband? Volvamos al primer partido. En el último minuto le anuló un gol al Athletic que hubiera sido el 4-2. Dijo que no estaba arrepentido. Sus colegas españoles pensaban otra cosa. «Nos hace buenos a los de aquí», decía un árbitro de Primera regocijándose.

Continue leyendo
Pinche para comentar

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA LIGA EN EL PAÍS