Conecte con nosotros

TOUR 2022

La bestia

TOUR DE FRANCIA / DECIMONOVENA ETAPA

Wout Van Aert saluda a los aficionados antes de la salida de la etapa. © CHARLY LÓPEZ / ASO.

CASTELNAU-MAGNOAC / CAHORS (188,5 KMS.)
GANADOR: CHRISTOPHE LAPORTE LIDER: JONAS VINGEGAARD


Una bestia anda suelta en el Tour de Francia. Cuando llegue a París certificará el maillot verde de la regularidad y se quedará sin el jersey de topos rojos de la montaña porque no sabía que podía ganarlo en el Aubisque, en el que no esprintó para llevarse los puntos. Se llama Wout Van Aert y ha encadenado exhibición tras exhibición durante todo el Tour. Desde la primera etapa hasta la decimonovena, en la que después de una jornada más tranquila de lo habitual, trabajó como un animal para acercar a Christophe Laporte a los tres escapados en los kilómetros finales, para que su compañero ganara la etapa. El primer triunfo francés de la edición de 2022. Pero Van Aert ha sido protagonista siempre:

PRIMERA ETAPA:  Van Aert marcó 15’22” en la contrarreloj, el mejor tiempo de los favoritos. Pogacar, por su parte, completó el recorrido en 15’24”, a sólo dos segundos del belga. Sólo le pudo superar Lampaert.

SEGUNDA ETAPA: Otra vez acabó segundo, esta vez en el sprint, para arrebatar por un solo segundo el maillot amarillo de líder a Yves Lampaert.

TERCERA ETAPA: Tras lanzar y liderar el embalaje, se vio relegado a la segunda posición por tercera vez consecutiva en el último golpe de riñón. El belga, no obstante, siguió de amarillo.

CUARTA ETAPA: Rubricó una de las victorias más bellas de su vida deportiva en Calais. Aprovechó a la perfección el excelente trabajo de sus compañeros en la cota final para lanzarse en solitario a por el triunfo.

QUINTA ETAPA:  Se cayó en el kilómetro 57, en la etapa del pavés. Tardó diez minutos en enlazar para ponerse a trabajar para Vingegaard. Firmó una gran exhibición que le permitió conservar el liderato de la general.

SEXTA ETAPA: Se fue a la ofensiva desde el banderazo de salida para forzar una jornada rapidísima. El belga acabó partiendo en una escapada que le permitió exhibirse, primero acompañado y luego en solitario, hasta acabar siendo atrapado a once kilómetros de meta. Perdió el amarillo ante Pogacar.

SEPTIMA ETAPA: En La Planche des Belles Filles, descansó (lo que pudo).

OCTAVA ETAPA: Otra vez fue el más fuerte y en la Cota del  Stade Olympique de Lausana ganó la etapa.

NOVENA ETAPA: Otra vez estuvo escapado durante muchos kilómetros en la primera etapa de los Alpes.

DECIMA ETAPA: Palabras textuales de Van Aert: «Me encontré bien durante la etapa y trabajé para que Vingegaard estuviera bien colocado hasta la parte final, cuando ya me desentendí y me tomé un respiro porque mi misión estaba cumplida».

UNDECIMA ETAPA: Se escapó en el mismo banderazo de salida, Wout van Aert, acompañado de su enemigo íntimo Mathieu van der Poel. Juntos mantuvieron a raya al resto de corredores más de media hora, En la cima del Galibier esperó a Vingegaard y le ayudó en el descenso.  Su jefe se vistió de amarillo.

DUODÉCIMA ETAPA: Tiró de Vingegaard en la Croix de Fer y le ayudó hasta el primer kilómetro de Alpe d’Huez.

DECIMOTERCERA ETAPA: Se toma un respiro pero gana el sprint del pelotón.

DECIMOCUARTA ETAPA: Llegada a Mende. Se desentiende al llegar a la ultima ascensión después de proteger a Vingegaard.

DECIMOQUINTA ETAPA: Se escapa en el kilómetro 4. En el 41 le dicen que pare y vuelve al pelotón. Acaba egundo en el sprint.

DECIMOSEXTA ETAPA: Entra en la escapada en el kilómetro 2. Espera a Vingegaard en el descenso del Mur de Peguère y le conduce a meta.

DECIMOSÉPTIMA ETAPA: No se distingue por nada. Muy raro.

DECIMOCTAVA ETAPA: En el kilómetro 47 se metió en una fuga con una treintena de ciclistas más después de intentarlo desde el principio. En el Col de Spandelles el estadounidense Brandon McNulty tomó la cabeza del grupo principal para reducirlo y preparar el terreno para el ataque de su líder, Tadej Pogacar. Nada menos que cinco ataques ensayaría el esloveno y cinco veces respondería su rival Jonas Vingegaard, apoyado de manera intermitente por su gregario Sepp Kuss. Por delante, Van Aert forzaba una selección para pasar primero por el puerto. En Hautacam se vació para descolgar al esloveno a 4,5 del final y dejar al maillot amarillo en solitario con sólo 3,5 kilómetros por delante.

Todavía le quedan dos etapas.

Continue leyendo
Pinche para comentar

Deja tu respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.